30 ene. 2012

Crisis

Estoy ante la entrada del blog en blanco, quiero escribir sobre algo pero no sé muy bien sobre qué. Ya intenté con varios textos y los borré, probé con un estudio que hice de la fotografía de Zinno y lo borré, puse tres cuatro diez poemas y también fueron a la papelera digital. 
Además pienso, en el fondo, que no tiene mucho sentido que escriba algo, primero porque el blog se llama "Ya está todo escrito", entonces escribir algo sería ir en contra del propio sentido del blog, del que su propio título lo contradice, y lo que me convierte en una pelotuda. Pero viendo el carácter literario del asunto, el pequeño guiño irónico, otro motivo que me hace preguntarme para qué escribo es, en realidad, para quién escribo, porque en definitiva tengo cuatro seguidores, de los cuales uno soy yo misma y mi propio blog, que cualquiera podría pensar que fue un acto de egocentrismo -mucho más digno-, pero en realidad fue por un acto de ignorancia, ya que cuando le di inicio a este blog no sabía usar absolutamente nada y a todo decía que sí (que conste que no es una actitud que sea habitual en mi vida real y diaria). Y, entonces, si vuelvo (por suerte no escribí "vulva", que es un acto fallido recurrente en mi escritura académica) al tema de los seguidores, yo no quise hacer ningún desprecio a ellos, es más, al comienzo de la oración había escrito "solo cuatro seguidores" y después me tildé a mí misma de pretenciosa y borré la expresión "solo", de "solamente" (sin tilde, porque la RAE solo exige los tildes diacrítico en caso de duda, y a mi no me generó duda), como podrán verificar más arriba. Así que voy a hacer un agradecimiento público a mis seguidores: Javier, Cassandra y Bastapase. No voy a citar el mío porque no me parece y además bastantes espejos tengo ya en mi casa. 
 

24 ene. 2012

Apuntes sobre "El ojo de la lluvia" de Alicia Preza


Mirar dentro de la lluvia, mirar con la lluvia, mirar a través de la lluvia parece ser una metáfora de la creación poética de Alicia Preza. 

Los poemas a los que me voy a referir integran un libro compartido con Juan Manuel Sánchez -que publica la selección titulada Para las focas- ganadores ambos del concurso literario Poesía Joven de Casa de los Escritores 2010. Los de Alicia son una selección de doce poemas. En una oportunidad le dije a Alicia que era Preza de la noche, y ahora que leo sus poemas veo que no me equivoqué, pero que tendría que modificarlo: Preza de una noche de lluvia

En sus versos, un erotismo marosiano se abre lugar en el universo cotidiano del hogar, pero poetizado. La figura femenina -Hermenegilda, una mujer después de las otras, Marisa, gitana, Elisena, Jacinta- puebla los textos y los recorre como la gota de lluvia que se desliza por la ventana luego de la tormenta. Estas mujeres forman parte y llevan a cabo rituales domésticos que se escapan por debajo de sus polleras, exhalando un erotismo sin énfasis, pero que convierte la cotidianeidad en ritos sexuales más profundos y primitivos: Prepara el café,/se abre el telón de la mesa/ el pan casero duele/ritual secreto en la cocina.

Como en antiguos rituales mágicos, estas mujeres danzan para no parecerse a estatuas -imagen recurrente en la poesía de Alicia-, para encontrar, quizá, la lluvia que lave sus heridas, que limpie las impurezas de la carne, que las acerque al universo mítico alejado del ruido de la caldera, de los ladridos de perro, de las monedas que faltan para comer.

Por momentos sus versos recuerdan a Lorca, porque también aparecen animales no convencionales que parecen abrir una puerta premonitoria de la catástrofe, al celo de su sexo: Se deslizó un lagarto entre sus piernas, comienza el poema “Rapto”, además encontramos un poema dedicado a la gitana y a su danza: Baila gitana que la noche sangra/ debajo de tu pollera/las sombras chinas de tus piernas/suben por las paredes. En varias oportunidades aparece la enálage tan empleada por Girondo: morir de rojo por una mariposa.

La lectura es un sumergirse, bucear entre las imágenes que le hemos robado al escritor. No basta con leer los poemas de Alicia, como si viéramos la lluvia por la ventana, hay que salir, abrir la puerta y dejarse empapar, que nos moje por dentro y por fuera.


23 ene. 2012

Rehab



un buen tema. cuando el amor se vuelve droga, las palabras no importan.

22 ene. 2012

A Flavia


Sueño que entro a una piscina que no es mía.
Toco la panza de una embarazada que no conozco.
A mi alrededor todo es verde, felicidad, algarabía.
Entonces pienso que esa piscina es mía;
que esa panza es mía;
y que la felicidad también es mía.
Salgo, mojada.
Y le pregunto a la embarazada, que ya no soy:
¿Podíamos entrar allí?
Aún no. 



Oráculo sin destino

si el espejo ya no te refleja 
y los pasillos se vuelven infinitos, 
no gires la cabeza ni mires hacia adelante.